Nuevo

2017/12/20

Las personas que fueron atacadas por miembros de la Iglesia reaccionaron con fuertes palabras ante la muerte del purpurado que encubrió a los criminales


La muerte del cardenal estadounidense Bernard Law, quien lideró la Arquidiócesis de Boston durante 19 años en los que encubrió una serie de casos de abusos sexuales por parte de sacerdotes, cayó como un alivio para los familiares de los afectados por el tema y para las propias personas que vivieron en carne propia la pederastia del clero.


"No puedo darle la espalda a mi fe, pero no puedo encontrar el perdón en mi corazón", declaró Barbara Sidorowicz, madre de tres víctimas de abuso. "Lloro por lo que le pasó a mis hijos, pero no puedo llorar por él. Ni siquiera puedo orar por él. Debió estar en la cárcel", añadió en declaraciones a AP.

Por su parte, Alexa MacPherson, de 42 años, quien fue víctima de los abusos de los sacerdotes cuando solo tenía 6, aseguró que no dejaría correr ni una lágrima por su fallecimiento. "Espero que las puertas del infierno estén abiertas para recibirlo", sentenció. Sobre el accionar de Law, agregó: "Él solo quería cubrir y proteger la imagen de la Iglesia. Buen viaje a una mala basura". [Amplié la información...]

No comments:

Post a Comment